Podas de árboles en invierno

Podas de árboles en invierno

La estación invernal hasta que llega la primavera es la mejor época para la poda de los árboles. Además del cuidado estético que requieren nuestro jardines, urbanizaciones, etc. La poda es una acción necesaria para mantener en buenas condiciones el tronco y las ramas de nuestros árboles. Este proceso ayuda al crecimiento y corta las partes más dañadas de la planta. La poda debe hacerse con los precisos conocimientos técnicos de corte ya que cada planta, árbol o arbusto, requiere un cuidado diferente. Es una actividad que hay que realizar con mucho cuidado y delicadeza para respetar al máximo al ser vivo. Lo primero es analizar la planta en cuestión, investigar las ramas enfermas a ras del tronco, cortarlas no supone riesgo, pero para determinar qué rama adicional sacar sí que hay que tener más precaución. El centro del árbol debe quedar libre para que llegue luz al resto de ramas, y si se desea bajar la ramificación porque sea muy aparatosa, debe hacerse de forma gradual para evitar el efecto contrario al buscado. Generalmente existen tres tipos de podas, de formación; que se lleva a cabo los primeros años de vida del árbol para guiarlo, que logre una estructura fuerte y situar la copa a una altura del suelo. Después se hace la de mantenimiento; que consiste en dar formas a las copas, según vayan creciendo. Y por último la poda excepcional, este tipo solo se debe recurrir en casos extremos, ya que hacen desaperecer toda la copa. El mejor momento para intervenir es en invierno, sin apenas diferencia entre árboles de hoja caduca o perenne. Ya que...
La figura del mantenedor

La figura del mantenedor

Debido a la demanda que se ha ido incrementando en los últimos años, Mas Social ha creado una nueva figura dentro del servicio de mantenimiento. Y es que las necesidades que surgen dentro de una comunidad pueden llegar a ser muy diversas y requiere de un profesional que sea capaz de resolver cualquier situación. De esta forma nace el servicio de conserjería-mantenedor. En las comunidades o complejos residenciales conviven gran número de personas y los requisitos se multiplican, las zonas comunes de los propietarios deben estar en perfecto estado continuo. El mantenedor auna en un solo profesional una serie de labores derivadas del uso diario de las instalaciones de uso común. Como objetivo principal tiene el control del buen funcionamiento de estas, evitar el desorden o mal uso de las zonas comunes, y conservar el buen estado de edificios, portales y todos los elementos comunes que integren. Como por ejemplo, tareas de limpieza, jardinería, averías eléctricas o de fontanería, labores de conserje, etc. Todo ello unificado en un solo trabajador, con la ventaja para el cliente en lo referente a la comunicación, gestión documental o de incidencias, y reduciendo los costes directos de personal.              ...